Martes, 12 Septiembre 2017 00:00

'Viviremos siempre entre los socavones'; la CDMX, la más susceptible

Expertos aseguran que tenemos que aprender a vivir con este problema, ya que no hay manera de saber cuándo y dónde se pueden originar

 

FUENTES:EXCELSIOR.COM.MX

CIUDAD DE MÉXICO.

El agua que circula por debajo del suelo, ya sea por una fuga del drenaje o la extracción de los mantos acuíferos ­—que provoca  hundimientos que pueden romper las tuberías—,  es la responsable de la formación de  socavones.

Si bien la lluvia, en algunos casos puede acelerar su aparición, no los provoca, concluyeron expertos en geofísica y geotecnia consultados por Excélsior.

Para que se produzca un socavón es necesario que haya corriente de agua, y que haya una erosión del suelo por donde está pasando el agua. ¿Qué es lo que sucede? Que si una corriente de agua pasa por un suelo susceptible a ser removido y transportado por la misma corriente, eso es lo que origina los socavones”, explicó Raúl Flores Berrones, investigador titular del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua.

René Chávez Segura, investigador titular del departamento de Geomagnetismo y Exploración del Instituto de Geofísica de la UNAM indicó que, al estar asentada sobre un lago, la Ciudad de México, por ejemplo, es más susceptible a la formación de socavones, debido a que sus sedimentos arcillosos retienen mucha  agua y, por lo tanto, ofrecen poca resistencia al peso de los edificios que están construidos encima.

En un socavón, que es la palabra más coloquial para lo que se definiría como una subsidencia  del suelo,  el agua juega un factor muy importante porque va provocar un deslave de los materiales del suelo, que va a crecer con el tiempo y cuando se acerque a la superficie va a ser más riesgoso porque entonces, en un momento dado, el material que quede entre el pavimento no va poder resistir el peso de los vehículos o camiones y va a colapsar formando un socavón”, detalló.

El experto señaló que una de las causas es el hundimiento del subsuelo que ocasiona que las tuberías sufran daños.

Ya sean las tuberías de drenaje que son más profundas o las tuberías de agua dulce que son más someras  pueden romperse, entonces cuando el agua salga pues va provocar un deslave de los materiales que las rodean”, afirmó.

Al respecto, Andrés Tejero Andrade, profesor de la Facultad de Ingeniería de la División de Ciencias de la Tierra, expuso que el riesgo de la formación de socavones es grande, al conjuntarse varios factores, como que la red de drenaje es muy vieja, que 70% del agua que bebemos se extrae de los pozos de la Cuenca donde está asentada casi 70% de la Ciudad de México, además de que existen obras subterráneas como minas fuera de uso, a lo que se suma el problema de la basura.

El riesgo es grande, básicamente por ser la Ciudad tan grande, con una alta densidad poblacional,  tener una red de drenaje que ya tiene muchos años, lo que puede hacer que se den filtraciones por cualquier lado, y entonces el agua que circula en el subsuelo va formando algo que se llama tubificación que va creciendo hasta llevarse los materiales formando  una cavidad que cuando colapsa produce el socavón; puede ocurrir más  en esta época de lluvias porque obviamente la cantidad de agua que percola el suelo es inmensa”, mencionó.

“Las lluvias simplemente aceleran el problema, vamos a tener más agua circulando a profundidad y este hueco, esta cavidad, que se estaba formando ya, únicamente  se va a formar más rápidamente, porque el material se a va a deslavar más rápido”, acotó Chávez.

Los expertos han identificado que hay  lugares que son más sensibles a subsidencias que otros, como la zona oriente de la Ciudad de México.

Estas zonas más sensibles se van a encontrar en las áreas en donde estos sedimentos arcillosos son más gruesos, para desgracia nuestra, éstos se encuentran justo donde la zona urbana de la Ciudad de México tiene la mayor concentración, esto es la zona del Aeropuerto, la delegación Iztacalco, también  Cuauhtémoc y toda  la zona centro”, advirtió.

POCO PREDECIBLES

Pese a conocer cómo se originan los socavones, los expertos coincidieron en que no hay manera de saber cuándo y dónde puede ocurrir el siguiente, tal y como pasa con un sismo.

Lo que es un hecho, adelantaron, es que se seguirán originando no sólo en la Ciudad de México, sino en todo el país, así como sucede en otras partes del mundo, entre ellas, Japón, Estados Unidos o Australia

El mensaje es ‘vamos a seguir viendo socavones’. No sabemos  dónde, ni cuándo van ocurrir y no se pueden evitar por las condiciones mismas del suelo que tenemos, así que  tenemos que aprender a vivir con este problema y prepararnos para tener una pronta respuesta y evitar daños mayores”, comentó Andrés Tejero.

http://www.excelsior.com.mx/nacional/2017/09/10/1187387

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
MesaRevuelta.com.mx